Una feria exitosa para Ayni

, por Marion

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

El martes y el miércoles de esta semana, Ayni organizó una gran feria Educativa en la Casa de la Cultura de Sucre. Después de varias semanas de preparación, los miembros de la asociación fueron recompensadas por el éxito de ella que atrajo numerosos visitantes.

Durante dos días, la Casa de la Cultura se llenó de niños, padres y otros curiosos por descubrir las actividades de la Asociación. Todos tuvieron la oportunidad de probar los juegos de Ayni, entre los cuales había algunos nuevos, creados por los voluntarios. La gente pudo descubrir las manualidades realizadas por los niños y probar los platos preparados por las madres de Mesa Verde. Fue la ocasión para cada voluntario de presentar los resultados de sus talleres, y para los niños y las madres de descubrir la amplitud del trabajo realizado en los últimos meses!

El patio apenas bastó para recibir todo el evento. Las casetas estaban dispuestas alrededor del corredor y los voluntarios repartidos entre ellas según su actividad.

Apostadas en la entrada, Nelly y Elodie (cuando no estaban atendiendo a periodistas) acogían a los visitantes y hacían descubrir los juegos didácticos creados por Ayni : la lota, el 4x4, el tangram…

Un poco más allá, Assia, Mickael, Zulma y Melby hacían visitar la exposición de las manualidades realizadas con los niños. Desde los comics de Assia y las flores-reciclables de Mickael hasta los objetos en papel de Zulma y las cerámicas de Melby, las obras se ostentaban en no menos de seis mesas.

Las mesas siguientes recibían al taller de cocina y venta de comida de Coline y Marion. En la mañana, desde las 10, los niños de Sica Sica y Villa Armonia estaban presentes para cocinar crumbles y venderlos ¡Para su gran felicidad, las galletas y crumbles tuvieron un éxito mayor! En la tarde, los aprendices de cocinero daban el lugar a las mamás de Mesa Verde, encargadas de preparar algunos de los platos descubiertos en los talleres. Les salió de maravilla ya que no sobró nada del api, de los pasteles de queso, de los gratines de coliflor, de los pasteles, de las ensaladas de frutas y de las pizzas. Mientras degustaban sus platos, los visitantes podían descubrir los secretos de cocina de las madres echando un ojo sobre el recetario y las fotos del taller.

A unos metros, extrañas frutas y verduras con patas esperaban a los visitantes. Con sus ojos grandes y sus colores vivos, las esculturas de vegetales llamaban mucho la atención. Los que tenían más curiosidad podían acercarse y descubrir sus nombres y sus historias: Mika la papa, Rodrigo el pepino, Johnny el maní…

A lado de las verduras estaba el rincón “ludoteca” de Géraldine. Había dispuesto en el suelo mantas, almohadas y… un montón de juegos. Ellos fueron tomados por asalto por los niños que pasaron varias horas en compañía de los voluntarias quienes no paraban de repartir cartas.

En la gran mesa, Magalí y Charlotte R enseñaban a los niños (y a sus padres) los juegos didácticos de Ayni. Mientras unos se deslomaban en resolver lo más rapido que podían las operaciones del 4x4, los otros se concentraban para recordar el emplazamiento de las cartas del « Memory de Bolivia».

Al mismo tiempo, unas mesas más allá, Coline proseguía las partidas del « juego de las siete familias de los departamentos de Bolivia ». En la versión del juego inventada por Ayni, cada familia coresponde a un departamento, con su baile, su escudo, su especialidad culinaria, su bandera, su fecha aniversario y su animal emblemático !

Los dos días fueron puntuados por las funciones de títeres de Lucas, cuyos preciados talentos de payaso hicieron una vez más reir los niños a carcajadas.

Miércoles, cuando la noche empezó a caer, el momento de closurar y desmontar la feria había llegado. Con un vaso de cidra en la mano, Nelly agradeció a todos los participantes y brindó al éxito de esta… y de las proximas ferias !